f:5.6, ISO 100, 1/250, 300mm, Fotografía de Nochixtlán. (Fotocrónica)

Menos mal que traigo mi mascara antigas, de no ser así ya estaría yo tosiendo mucho y sin poder respirar, ya me a tocado antes, sucede tan de prisa, el humo de gas lacrimogeno se mete a los pulmones y los colapsa, ya no se puede respirar, es como si tu pecho fuera a ser aplastado, inhalar y exhalar se vuelve una tarea casi imposible, la primera vez que me sucedió sentí una gran desesperación, quería gritar para que alguien me auxiliara pero no se puede, simplemente a falta de aire no puedes ni pronunciar una sola palabra, con el tiempo y en base a las experiencia adquirida en coberturas ya por lo menos trato de no desesperarme y respirar lentamente, aún así el efecto no deja de ser el mismo, afortunadamente traigo la mascara.

Fotografía del autor de esta crónica, 19 de junio 2016, Nochixtlán

Avanzo a prisa por la lateral de la carretera federal que conduce al centro de Nochixtlan, autos ardiendo, un caos total, mucho humo que se distingue a kilometros, una inmensa fuerza policial se ha apostado en la carretera, del otro lado, cientos de pobladores resisten el embate, el sonido de cuetes y bombas lacrimógenas ameniza como si fuera la banda sonora de este caos, me posiciono frente a la entrada del panteón municipal para seguir realizando fotos, en esta calle de igual manera, la policía arroja gases, los pobladores se las regresan.

¿Que acaba de suceder? quiero creer que esto no está pasando, acabo de ver fogonazos, una pistola escupe fuego en las manos de un policía, a unos cuantos pasos de mí, carajo, estoy mirando como disparan en contra de la gente, una escena muy cabrona, ¿y ahora que hago? después de esto necesito recomponerme de la impresión rápidamente, necesito sobreponerme para poder seguir documentando, lo logro en segundos, ocupo mi mente en cuestiones técnicas de fotografía, ISO 100, ya que hay luz del día, f:5.6, ajustado estos valores ahora lo que tengo que variar es la velocidad de obturación, 1/250.

El policía comienza a recargar su arma y yo disparo una foto, mierda, el auto foco me enfocó otra parte, aumento la distancia focal y vuelvo a tomar una foto, carajos, otra vez mal enfocada, el auto foco me está jugando una mala pasada, rápidamente cambio a enfoque manual, ahora si logro captar la escena, otro disparo más, está es la toma que estaba buscando, pero carajos, el policía voltea la mirada hacía donde estoy, quizás no me vio, de haberlo hecho a lo mejor no estaría yo escribiendo estas líneas, o quizás si me vio porque guardo el arma, hago otras fotos más y reacciono, entre mi paranoia me pongo a pensar, que si me vio estoy en riesgo, en un descuido no la cuento, es por eso que decido alejarme de ahí, me retiro por la parte izquierda de la calle, con dificultades logro pasar un cerco de alambre de púas, después me abro paso entre los arbusto hasta alejarme unos 80 metros de ahí, entonces escucho disparos, mi adrenalina está al tope, no siento cansancio a pesar de haber corrido un gran tramo, el sudor de mi frente empaña los gogles que llevo para proteger mi vista, pero me impiden ocupar correctamente la cámara, me resguardo tras una casa, y les grito a algunos jóvenes que se protejan, ya que las balas zumbaban a nuestros costados.

Esta foto la tengo que hacer circular, para que el mundo sepa lo que está pasando acá en Nochixtlán, agazapado y protegido detrás de la casa envío la foto de la cámara al teléfono para así poderla difundir, la intento publicar pero la maldita red está fallando, no me permite publicar nada, la trato de enviar por whats App para que alguien más lo haga pero tampoco, solo se queda intentando enviar, no voy a estar esperando a que se envíe, tengo que volver a documentar así que me reintegro a la carretera federal, a lado de los pobladores, frente a nosotros la policía tratando de avanzar pero encuentran resistencia, sigo capturando imágenes y no me doy cuenta pero la foto al fin se logra enviar, a esa hora ya empezó a circular principalmente en los medios libres, agradesco infinitamente a los compas de medios libres ya que estaban al pendiente de lo que estaba ocurriendo, y empezaron con la labor de darle difusión a lo que con penurias lograba yo compartir.

Fotografía donde le disparan al autor de esta crónica

8 muertos, más de cien heridos por proyectiles de armas de fuego, creo fue una suerte que ninguna bala me alcanzara, con tal suerte corrí que mi bota fue perforada por una bala pero sin llegar a tocar mi pie, no me di cuenta cuando sucedió eso, solo que tengo el costado de la bota floreada, intuyo que fue por un rozón de alguna de las miles de balas que se disparó la policía ese día, 19 de junio del 2016, en Asunción Nochixtlán Oaxaca México.

El fotoperiodista de este medio, autor de la crónica, cubrió toda la jornada de lucha magisterial popular en Oaxaca durante el conflicto del 2016, sus fotos fueron pieza clave para evidenciar y contradecir la versión oficial, donde aseguraban que los policías estaban notariados que no portaban armas y que no dispararon contra la población civil en Nochixtlán, hasta la fecha nadie ha sido castigado por estos hechos.

3s comentarios

  1. Una exelente crónica, ya te haré llegar la mía. Un saludo desde el País de las Nubes Heroica Cd de Nochixtlan Oaxaca.

  2. Cuentan con nosotros la sociedad civil para lo que se ocupe correo vhernandezmx@gmail.com, nuestra labor fue difundir todo lo que ustedes subían a la red para enterar al mundo de estos hechos en nuestra amada tierra, como dice la canción “Oaxaca de mis amores”

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *