NOCHIXTLÁN A CUATRO MESES POR JUSTICIA Y VERDAD

“Vamos a cambiar las cosas, vamos a desobedecer”

dsc08787

Por Lucia Joselin Muñoz

Nochixtlán Oaxa, 19 de octubre 2016. A cuatro meses de la masacre, desde muy temprano, llegaba gente a las barricadas; el frío de las mañanas nochixtecas siempre se ve aliviado por la hospitalidad de un pueblo que te recibe con calidez y fraternidad. El primer evento político cultural por justicia y verdad estaba convocado para las 3 de la tarde horario de la resistencia. Maestros, pobladores y el Comité de Víctimas (COVIC) organizaron.

Rumbo al punto en que cayeron varios pobladores, una señora muy bajita, de 60 años, platica, “ese día yo estaba aquí con todos y nada más fui al baño y ya todo era un caos, ya no encontré a los míos, zumbaban las balas por encima de mi cabeza, un muchacho me dice “corra madrecita, corra” en eso le disparan, me abraza y toda su sangre queda en mi ropa, yo vi cómo mataron a los muchachos”, con lágrimas en los ojos y un tremendo dolor en su rostro señala hacia el punto donde acribillaron a Yalid Jiménez, Anselmo Cruz Aquino y Jesús Cadena Sánchez, “yo agarré piedras para defendernos pero las balas zumbaban arriba de nuestras cabezas, luego ya no pude y corrí y corrí”, su cuerpo se tensa, su desesperación se refleja como si lo viviera de nuevo, llora y permanece en silencio, clava la mirada en el piso, lleva sus manos al rostro, no sabe qué hacer consigo misma, articula “por eso aquí no queremos a Peña Nieto, ni a sus funcionarios ni al presidente de aquí, nos hicieron mucho daño, nuestros muchachos están muertos…” termina.

Sí, Nochixtlán es un pueblo cálido, pero es también un pueblo profundamente herido, víctima del terrorismo de Estado desde aquel 19 de junio y hasta la fecha. Ese día por la mañana, elementos de la Policía Federal, Estatal y Gendarmería llegaron a desalojar el bloqueo que mantenían sobre la carretera federal padres, madres de familia, vecinos y maestros, ante lo que se opuso poca resistencia, dicho desalojo duró poco más de cinco minutos. Sin embargo, las agresiones policíacas contra el pueblo de Nochixtlán continuaron por horas entre disparos, amenazas y burlas: “¡no corran, ¿no que muy valientes?, enfréntenos!”, le decían policías a pobladores desarmados mientras disparaba sus armas contra ellos. Otros policías en su avance quemaban carros y camiones que se encontraban a la altura del panteón y aventaban de ese fuego a quienes se resguardaban de las ráfagas de balas. Las voces coinciden en que de no haber impedido que la policía entrase más al pueblo la masacre hubiera sido peor, no hay testimonio en que no se describa las balas zumbando en la cabeza o rozando las orejas.

Poco después de la hora señalada comenzó el evento, un templete montado bajo del puente donde aquel 19 de junio fuera uno de los puntos desde el cual los policías dispararan contra el pueblo. El primer evento político-cultural comenzaba con las palabras de un representante de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Oaxaca (CETEO) y del Secretario de Actas de la Sección XXII Sector 03 Nochixtlán, quienes coincidieron en que se seguirá la lucha y el apoyo hasta que los familiares de los caídos y los más de cien heridos encuentren la reparación del daño y Nochixtlán tenga justica, también hicieron el llamado a no dejar solo al pueblo nochixteco, a seguir hombro a hombro hasta que encuentren solución a sus demandas.

Un representante del Comité en Defensa de los Pueblos Originarios de Oaxaca y de los padres de familia oaxaqueños, increpó que aún no se haya dado solución pese a que la verdad de los hechos de la masacre vivida es evidente, además de que se siga acosando, amenazando y lastimando a un pueblo que está luchando como es el de Nochixtlán. También indicó que pese a que los padres de familia no están de acuerdo con el inicio del ciclo escolar, se le tiene que sacar provecho para acercarse a las comunidades, pues tienen la responsabilidad de seguir informando y continuar haciendo alianzas entre el pueblo, sin perder de vista el objetivo de la lucha magisterial popular que es la abrogación de la reforma educativa, las reformas estructurales y justicia y verdad para las víctimas.

También dijo que para cambiar las cosas, para enfrentar las carencias no se debe dejar de luchar, sino que hay que seguir trabajando desde abajo; “tenemos que seguir trabajando maestros, pobladores y padres de familia para demostrarle a este gobierno que en verdad los queremos echar abajo”,  así mismo, calificó a Roberto Campa Ciprián, subsecretario de derechos humanos de SEGOB, como déspota, pero afirmó que Campa no es el problema, que Peña Nieto no es el problema:

“El problema es el sistema. El problema es que nosotros somos parte de ese sistema y que no hacemos nada para salirnos de él, al contrario, seguimos abonando, seguimos apoyando, seguimos haciendo actividades y acciones que no son congruentes con lo que decimos y con lo que nosotros estamos luchando, si de verdad queremos un verdadero cambio ya no tenemos que seguir haciendo más de lo mismo, vamos a cambiar las cosas, vamos a desobedecer, pero tenemos que hacerlo juntos, en esta lucha los maestros no están solos, estamos los padres de familia y el pueblo que dio el pecho por ustedes y hubo pérdidas de vida, vamos a valorar eso, vamos a continuar con esta lucha, a mí me motiva ver a los jóvenes, eso quiere decir que la lucha va a seguir y que hay más por mucho tiempo, como pueblos originarios seguiremos apoyando y en un momento muy breve nuevamente demostrarnos al gobierno que Oaxaca sigue siendo punta de lanza de la lucha social en este país”

Un integrante del Comité de Victimas, mandó el mensaje al gobierno federal de que ellos no darán un paso atrás hasta que se haga justica para Nochixtlán, así mismo denunció la detención de Juan Nicolás López enfermero trabajador del Hospital Básico de Nochixtlán, quien fuera testigo de los hechos represivos aquel 19 de junio, sobre el gas lanzado al interior del nosocomio y que luego de contar los hechos en medios y presentar vídeos, fue detenido y trasladado al penal de Etla bajo el supuesto cargo de resistencia a particulares. Así mismo denunció hostigamiento telefónico al personal que ha brindado cuidados a heridos pese a que las promesas de Campa Cifrián, no se han cumplido con la atención integral a quienes siguen requiriendo servicios médicos.

El vocero del COVIC recordó la exigencia de que se haga una investigación científica, jurídica y de altura, donde no se “siembren” cuestiones que devengan en otra “verdad histórica”, además de que se dé la debida atención a las personas que aun así lo necesitan dado que sus heridas aún no han podido cicatrizar y para quienes aún requieren rehabilitación; por lo que denunció como falsedad de que los 160 heridos ya estén sanos, pues la mayoría tendrá secuelas de por vida. También dijo que han ido a ofrecer 300 y 400 mil pesos para que firmen un “perdón” pero que primero está la dignidad de Nochixtlán y del magisterio, por lo que no se rendirán y seguirán hasta alcanzar verdad y justica.

Para finalizar su intervención pidió un minuto de aplausos por los caídos y posteriormente hizo el pase de lista: “Jesús Cadena Sánchez, Oscar Luna Aguilar, Yalid Jiménez Santiago, Omar González Santiago, Anselmo Cruz Aquino, Oscar Nicolás Santiago, Silvano Sosa Chávez, Juvan Azarel Galán Mendoza…” con el puño en alto los asistentes gritaban “en pie de lucha” tras el nombre de cada uno de los asesinados por elementos policíacos aquel 19 de junio.

Sin embargo, no sólo con palabras y aplausos se recordó a los caídos, varios grupos de danza se sumaron a la actividad y así se hicieron presentes con bailables los estados de Jalisco, Nuevo León, Tamaulipas, Chiapas y Michoacán. También jóvenes de Huajuapan, representando a la Maldita Lírica Verbal, cantaron rap al estilo freestyle con rimas que, entre otras, decían:

“Llegaron los federales al pueblo oaxaqueño

a reprimir a la gente que trabaja con empeño,

armados hasta los dientes,

el pueblo sólo con leños,

podrán llevarnos hasta la muerte

pero no morirán los sueños.

Le hablaron a Gabino Cué, líder del PAN,

“estamos preparados todo está acorde al plan

Si acaso se resisten tiramos a matar”

pero ni con todas sus armas doblaron a Nochixtlán”

Entre la tristeza por los heridos y caídos y la alegría de verse reunidos entre compañeros fraternos que no se rinden y caminan con la frente en alto, con la firme convicción de sus asistentes de no dar un paso atrás, de fortalecer el movimiento y seguir construyendo el camino hacia la verdad y la justicia para las víctimas, y con el llamado  a las conciencias solidarias a no dejar solo al pueblo de Nochixtlán, terminó el evento con el que ya se ha vuelto un himno que predice la victoria del pueblo: “venceremos, venceremos, al Estado sabremos vencer”.

FOTOGALERÍA

dsc08884

dsc08934

dsc08946

 

 

 

 

dsc08826

dsc08837

 

 

 

 

dsc08760

dsc08795

 

 

 

 

dsc08698

dsc08719

 

 

 

 

 

 

dsc08652

dsc08675

dsc08634

dsc08601

dsc08594

dsc08562